La movilidad del futuro pasa por el cielo: ¿estamos realmente preparados para volar?

¿Te imaginas coger un helicóptero para ir a trabajar? Bueno, un helicóptero es grande y consume mucho. ¿Qué te parece un dron eléctrico lo suficientemente grande como para ir sentado dentro? ¿Te subirías? Aunque puede parecer ciencia ficción, hay ciudades que están invirtiendo en esta movilidad limpia.

La idea del “coche volador” no es nueva. Lo hemos visto en películas como ‘Blade Runner’ e incluso se llegaron a fabricar algunos modelos, como el AVE Mizar (un coche con alas de avioneta) de 1971 a 1973. Hoy día el taxi volador, autónomo y eléctrico busca ser una realidad en ciudades como Dubai.

Un taxi volador con 50 km de autonomía

Las ciudades modernas crecieron de forma acelerada a finales del siglo pasado con un objetivo en mente: hacer sitio al coche. Como consecuencia, cerca del 80% del área pública son carreteras, calles, puentes, túneles o aparcamientos. Aunque nuevas movilidades como las bicicletas y patinetes eléctricos están llegando con fuerza, el espacio a ras de suelo es limitado. El cielo, por otro lado…

Esto es lo que pensó la empresa alemana Volocopter cuando presentó su propuesta a Dubai, años atrás. Por aquel entonces la movilidad eléctrica aún no había despegado, y su taxi era solo un prototipo. A finales de 2017 ya había una decena de grandes empresas con un diseño de taxi volador. Bell Nexus, de Uber; 184 AAV, de Ehang;  VTL, de Lilium; POP.UP, de Airbus…

En el caso del Volocopter, y otros modelos que saldrán al mercado hacia 2020, la autonomía ronda los 50 km (en línea recta). Esto último es importante. A diferencia de los coches convencionales, un taxi aéreo es capaz de volar en línea recta a su destino, si el tráfico aéreo se lo permite. La pregunta que todos nos hacemos es: ¿nos dará miedo volar en uno de estos vehículos?

Cerca del 25% de los pasajeros de avión tienen miedo a volar pero lo hacen por necesidad. Un 5% incluso padece fobia (aerofobia). ¿Desaparecerá cuando cambiemos una pesada estructura de metal por un fino cristal y una carcasa de fibra óptica? Parece poco probable, pero quizá saber cómo funciona esta tecnología ayude un poco.

Cómo coordinar los cielos de una ciudad

Si tenemos en mente los problemas actuales a la hora de coordinar un tráfico aéreo moderado junto a los aeropuertos, pensemos en el momento en que decenas de miles de drones crucen el cielo. No solo taxis voladores, sino también paquetería, asistencia sanitaria, envíos urgentes…

Todo esto hay que coordinarlo. Elon Musk está excavando bajo tierra rígidos túneles que sirvan como pasarela rápida bajo la ciudad, y empresas como la ya mencionada Volocopter empiezan a hacer sus pinitos a cientos de metros sobre nuestras cabezas. Todo parece valer con tal de abrir más vías de transporte.

A diferencia de las carreteras convencionales, que funcionan como un canal, el cielo es diáfano. Toda aeronave puede circular en cualquier dirección. Es por eso que habrá que asignar segundo a segundo diferentes autopistas aéreas invisibles. Una gestión hoy muy difícil y que sin duda nos será algo más sencilla usando inteligencia artificial.

Pero pese a las dificultades de control y gestión, el taxi autónomo parece ser una solución al tráfico. Al menos parcial. Además, el hecho de que haga uso de energía eléctrica supone un aporte a la hora de luchar contra el cambio climático. Más aún si la energía proviene de fuentes renovables.

No solo evitan la emisión de CO2 o NOX al no usar un motor térmico; si la tecnología V2G se desarrolla con éxito, estos taxis podrían convertirse en un gran acumulador de energía distribuido por la ciudad. Serviría para hacer frente a picos de consumo.

¿Qué forma tendrán las aeronaves?

ez pro diseno modular

Arriba podemos ver un concept de vehículo eléctrico (EZ-PRO de Renault) que parece no tener nada que ver con la movilidad aérea. Y, sin embargo, comparte cierta semejanza con el taxi autónomo POP.UP, de airbus (fotografía que encabeza el artículo) y con otro concept eléctrico: el VISION Urbanetic (abajo). Todos son modulares, y parece que será un formato aceptado en unos años.

Mercedes-Benz-Vans-presents-its-Vision-Urbanetic-mobility-concept

Por un lado, la misma cabina puede adaptarse a diferentes bases con batería y motor. Por otro, estos son independientes de la misma, un diseño bastante inteligente que sin duda dará flexibilidad al transporte. ¿Que tu taxi aéreo se queda sin batería en tu viaje? Sin problema, porque en el próximo tejado un nuevo motor te espera con una batería que se puso a cargar hace horas.

La importancia del diseño en la aerodinámica

¿Por qué mencionamos el diseño? Porque la aerodinámica es un factor muy importante, y también porque tenemos que perder el miedo a volar en estos objetos. Otros inventos del pasado también dieron miedo en sus inicios: la bicicleta, el coche, el avión, el segway… Además, todos los diseños mostrados en este artículo han sido chequeados por férreos sistemas de control e ingeniería.

Poner una aeronave en el aire con pasajeros pasa muchas más medidas de seguridad que un coche en carretera. Y todo comienza con un diseño en una hoja en blanco, probablemente tridimensional, sobre la que basar los concepts que darán lugar a la movilidad del futuro.

Al inicio de todo vehículo, un ingeniero se sienta delante de la pantalla de un ordenador y esboza lo que serán las primeras líneas de un objeto que podría cambiar la movilidad. Ordenadores portátiles como el Aspire 5, gracias a su pantalla Full HD IPS de 15,6” y a sus procesadores Intel Core i7 de 8ª generación, son la herramienta perfecta a la hora de modelar de una forma flexible.

Especialmente si necesitamos trabajar con renderizados o programas de ingeniería, haciendo uso de su tarjeta gráfica NVIDIA. Nos encontramos en la víspera de una revolución tecnológica sin precedente. Hacia 2050 toda la movilidad, incluida la aérea, será eléctrica. En algunas ciudades el grueso de la movilidad pública ya lo es, como ocurre Shenzhen.

Imágenes | Airbus, Renault EZ-PRO, Mercedes Benz

Alma Landri