Moda y tecnología: los diseñadores techies que están revolucionando la pasarela

La revolución tecnológica llega a todos los aspectos de nuestra vida. También al ámbito de lo fashion y la modaSi alguien pensaba que ropa y avances digitales no van de la mano, no tiene más que echar un vistazo a este artículo para darse cuenta de lo equivocado que está.

Vestidos en 3D

Hacer alta costura a partir de impresoras 3D es cada vez más sencillo gracias a los avances de creadores como Michael Schmidt y Francis Bitoni. En 2013 creaban un vestido para la marca Shapeways completamente articulado. Es decir, sin la rigidez que se le supone a un tejido elaborado a partir de este tipo de impresoras. Esa flexibilidad y soltura se logran gracias a que está compuesto de polvo de nylon endurecido con el láser de la impresora.

Ropa animatrónica

El diseñador turco-chipriota Hussein Chalayan es otro de los nombres que se adentraron de pleno en el mundo de la tecnología aplicada a la moda hace varios años. En su colección primavera-verano 2007 asombró al mundo con ropa animatrónica, es decir, con movilidad. Gracias a la tecnología empleada, la ropa que llevaban las modelos sobre la pasarela se replegaba sobre sí misma, adoptando nuevas formas y una silueta diferente.

Ropa con LED

El LED ha supuesto una revolución en la forma de iluminar los objetos, pero también las prendas de vestir.  No son pocos los diseñadores que se han acogido a la que ya es una gran tendencia. Tenemos, por ejemplo, a la firma House of Fraser que en 2015 lanzaba para los premios BAFTA un vestido iluminado con LED que era capaz de detectar el movimiento y cambiar el tono y color de la luz. Por su parte, la marca Electric Styles fabrica jerseys, ropa interior e incluso zapatos con este tipo de iluminación.

El vestido Twitter

También fue muy llamativa la creación que lució Nicole Scherzinger en la fiesta de presentación de una nueva red de móvil y cuyo diseño corrió a cargo de la empresa Cute Circuit. Ocho metros de tela cubierta de cristales y LEDs que eran capaces de iluminarse y reproducir mensajes escritos en Twitter en tiempo real. Otra de las prendas más destacadas de esta firma está en el hugshirt, que es capaz de “enviar abrazos” a distancia.

Que la ropa consiga reproducir mensajes será cada vez menos inusual. La startup Switch Embassy también aloja LEDs en su ropa, que pueden transmitir un texto  enviado por smartphone a través de tecnología bluetooth.

Moda reactiva

Nos estamos refiriendo a aquella que, por ejemplo, es capaz de cambiar de color cuando se expone a unas circunstancias ambientales particulares. Así sucede con las creaciones de una diseñadora como Lauren Bowker, creada para modificar su tonalidad atendiendo a los niveles de polución del entorno. Su deseo por innovar en el mundo de la moda va más allá. También ha confeccionado gorros que pueden medir nuestra actividad cerebral o prendas capaces de capturar datos de nuestro entorno.

Data_Dress

Se trata de una app que está íntimamente relacionada con el mundo de la moda. Su capacidad le lleva a recoger los datos de cada usuario y poder diseñar prendas personalizadas y adaptadas a la fisonomía particular de cada individuo. H&M y Google son los nombres que trabajan en este proyecto.

Ropa que cura

Los wearables pretenden dar un paso más allá. La moda tecnológica no trata sólo de prendas que nos visten, sino que también se refiere a gadgets digitales capaces de realizar funciones muy útiles. E-bra, por ejemplo, es un sujetador diseñado en la Universidad de Arkansas cuyo elemento diferencial es que está diseñado para monitorizar el ritmo cardíaco de quien lo viste.

Por su parte, la empresa Lurbel también ha buscado su hueco en este sector con unos calcetines inteligentes, que están diseñados para curar heridas al favorecer la coagulación y la regeneración de la piel. Son los calcetines Regenactiv que utilizan tres tipos diferentes de fibras para lograr estos resultados.

Y vosotros, ¿cuáles de estas prendas os gustaría vestir?

Imagen | Pixabay

Noelia Martínez