Transforma el salón de tu casa en una sala de cine exclusiva

‘La, la, land’, ‘Moonlight o ‘Manchester frente al mar’. Es imposible resistirse a la magia del cine, con esas imágenes que nos envuelven y nos transportan. Para muchos, poder tener una sala de cine en casa sería un absoluto sueño, ¿verdad? Pues ahora, tecnología como la que nos ofrece los proyectores  Home Cinema de Acer hace que este sueño se pueda hacer realidad.

Todo el equipamiento

Lo tenemos claro. Vamos a construirnos nuestra propia sala de cine, en el salón. ¿Qué necesitamos?

La pieza clave es el proyector, él es el que conseguirá que podamos sumergirnos en la historia. Pedimos nitidez, incluso cuando la sala esté muy iluminada.Los Home Cinema de Acer parece muy buena idea. No sólo cuenta con tecnología de color avanzada, sino que dispone de corrección trapezoidal, que nos permite mejorar la imagen si no es perfectamente rectangular. Además, si la película que queremos ver es en 3D, este proyector también está equipado para soportar el formato.

Para proyectar las imágenes en la pared, nada más sencillo que recurrir a la propia pared, especialmente si es blanca y lisa, aunque existen soluciones más profesionales que podemos contemplar.

Una pantalla de pie o incluso una pantalla fija en la pared mejorarán la calidad de nuestra experiencia, aunque esta última opción puede ser un problema a no ser que dispongamos de una sala muy grande. Si no es así, se puede colocar una pantalla motorizada que se instala en el techo y se despliega cuando queramos. Se ha de calcular bien la distancia a la que se ha de colocar el proyector respecto a la pantalla. Con las indicaciones que encontramos en la web de Acer, esto no será ningún problema.

El sonido también es muy importante para vivir una experiencia cinematográfica completa. Y encontramos muchas soluciones diferentes que se acoplan a nuestras necesidades. Por ejemplo, en función del espacio del que se disponga, se puede escoger una barra de sonido o un sistema de sonido 2.1. Aunque claro, si lo queremos es la mejor opción, nos decantaremos por un sistema de alta definición 7.1. Los altavoces se reparten por toda la habitación para conseguir el sonido más envolvente y realista, como estar dentro de la película, vaya.

Y un detalle muy importante. ¿Cómo podemos ver nuestras películas? ¿Cómo reproducir un archivo que tenemos almacenado, por ejemplo, en nuestro ordenador? De nuevo, tenemos que fijarnos en las soluciones que aportan los Home Cinema de Acer. Podemos “lanzar” el contenido desde el dispositivo que queramos: PC, portátil, smartphone… No hemos usado en vano la palabra “lanzar” pues esta función opera sin cables. Conectividad total sin incomodidades. Y es que gracias a la aplicación Acer eDisplay se puede acceder a cualquier equipo que esté conectado a la red.

No pierdas detalle

Para conseguir la mejor experiencia también necesitamos otros detalles, como puede ser por ejemplo, el mobiliario. Es fundamental que haya cierta distancia desde nos sentamos hasta la pantalla, para poder apreciar bien la definición y calidad de las imágenes. La decisión entre sofá comunitario o sillón reclinable para cada uno ya será tuya.

El tema de la iluminación también es importante. En los cines tradicionales, la sala a oscuras representa uno de los elementos más icónicos. Su propósito no es otro que impedir reflejos o brillos en la pantalla. Así, una luz tenue será una buena opción. Aunque si usamos los proyectores Home Cinema de Acer, esto dejará de ser un problema ya que, como hemos comentado anteriormente, nos ofrece total nitidez aunque la habitación esté iluminada.

Con todos los puntos más importantes ya aclarados, ya sólo te queda elegir peli y compañía.

Noelia Martínez