Y ahora Chromebooks: claves para elegir bien entre los distintos tipos de ordenador

Existe tal abanico de dispositivos disponibles en el mercado que, a la hora de elegir un ordenador muchos compradores se saturan y no saben cómo hacerlo. De todos los ordenadores que existen, ¿cuál será el dispositivo idóneo para mí? En este artículo clasificamos los diferentes tipos de ordenadores para poner un poco de luz en esa decisión de compra.

Tipos de ordenador en base a su formato: sobremesa, portátiles, workstation, ultrabooks

Una forma relativamente frecuente de clasificar a los ordenadores es en base a su formato físico. Esta clasificación suele abarcar ordenadores de sobremesa, portátiles, las workstations o estaciones de trabajo y los ultrabooks o ultraligeros, aunque estos dos últimos se pueden considerar un subtipo de los dos primeros, respectivamente. Veámoslos con un poco más de detalle.

Ordenadores de sobremesa. Se trata de cajas fijas pensadas para trabajar siempre en un mismo lugar. Destacan por su conexión a la red eléctrica y requerir periféricos como pantalla, teclado, ratón; así como por incluir espacio para tarjetas que amplíen sus capacidades, lector de unidades ópticas, bastantes puertos USB, audio o vídeo, y unas capacidades de potencia y memoria física medias-altas.

Workstations. Considerados en ocasiones ordenadores de sobremesa con capacidades mejoradas, estos dispositivos comparten el factor de forma con los sobremesas, pero no siempre se acompañan de pantalla o periféricos conectados físicamente. En ocasiones, las workstations, caracterizadas por su robustez y posibilidad de trabajo continuado 24/7 durante meses, se usan como servidores en remoto.

Ordenadores portátiles. Son equipos orientados a la movilidad ocasional o frecuente. Sobresale su capacidad para trabajar tanto conectados a la red eléctrica como gracias a una batería; así como por prescindir de periféricos, dado que integran pantalla, teclado y touchpad (o bien una pantalla táctil). Suelen estar más limitados en sus capacidades de potencia y memoria física que los ordenadores de sobremesa.

Ultrabooks. Considerados una modalidad ultraligera de portátiles, a caballo entre la tablet y el portátil, los ultrabooks exhiben un peso y grosor muy reducidos que permiten su portabilidad, así como un procesamiento principalmente remoto (trabajo en la nube). Por ello, son herramientas donde la conectividad WiFi o móvil son claves.

Desglosando los diferentes tipos de ordenador

Dentro de cada una de estas dos grandes tipologías (sobremesa y portátil) existe una importante variedad de formatos que se ajustean al tipo de uso principal que se va a hacer del equipo, con prestaciones algo más específicas que “ordenador fijo” y “ordenador móvil”, como es el caso de las torres; así como varios ‘crossover’ o modalidades híbridas entre tipologías (como los all-in-one).

Tipos de ordenador de sobremesa

Sobremesa torre. Dentro de los ordenadores de sobremesa el que más destaca es el tipo torre. Es el formato de ordenador con mayor recorrido histórico y su punto más relevante es que es modular. La caja puede abrirse y es viable (y fácil) cambiar o ampliar componentes, por lo que presenta una durabilidad elevada y la posibilidad de configuración en base a necesidades concretas.

Sobremesa all-in-one. Su característica dominante es que tiene todo el hardware integrado en una pantalla de generosas dimensiones, pero también cuenta periféricos como ratón o teclado externos. Se trata de un tamaño compacto que permite una instalación limpia y ordenada (es decir, con pocos cables). Además, ocupan menos espacio en la mesa y liberan el escritorio de parte del cableado. No obstante, sus posibilidades de ampliación son muy limitadas.

Sobremesa ConceptD. Esta tipología presenta las ventajas generales de las torres, así como algunas de las que tienen las workstations. Es una categoría ideada por Acer para satisfacer las necesidades más exigentes de los creativos y cuenta con formatos portátiles y sobremesa. Están optimizados, por tanto, para acometer procesos creativos con alta demanda de recursos: diseño, arquitectura, ingeniería, fabricación, multimedia, etc.

Sobremesa chromebox. Los chromebox son ordenadores particularmente interesantes si lo que se buscan son algunas prestaciones de sobremesa junto a cierta movilidad. Estas cajas, que caben en un bolso o mochila, incorporan todo un sistema operativo basado en Chrome OS. Pueden trabajar con cualquier pantalla, sus prestaciones son más contenidas, pero también su precio es sustancialmente inferior.

Sobremesa gaming. Los ordenadores sobremesa para gaming presentan las ventajas de las torres combinadas con la alta potencia de las workstations, aunque no están pensados para trabajar durante semanas sin apagar. Suelen ser una adaptación de torre en la que se prioriza la potencia mediante tarjetas gráficas de memoria dedicada, como las NVIDIA GeForce, y componentes de última generación, lo que en muchas ocasiones hace necesarioo la instalación de sistemas de refrigeración avanzados con grandes ventiladores o soluciones de refrigeración líquida.

Tipos de ordenador portátil

Portátil convencional. También conocidos como notebooks, los laptops convencionales brindan la portabilidad como elemento diferenciador respecto a los ordenadores de sobremesa de propósito general. Acostumbran a tener un peso de entre 2 y 2,5 kilos, pantallas de entre 11 y 17 pulgadas y una amplísima variedad en la configuración del resto de componentes, con discos HDD y SSD, aunque se están imponiendo estos últimos, y Windows como sistema operativo.

Portátil ultrafino. Los portátiles ultrafinos, como las serie Swift de Acer, se caracterizan por un grosor mínimo para unas especificaciones moderadas. Hacen uso de discos de estado sólido que les ayudan a alcanzar un peso ínfimo y conservar elementos como potencia media y alta capacidad de memoria física, todo con pantallas de tamaño clásico como 14 pulgadas.

Portátiles convertibles. Diseñados para ser flexibles, los convertibles tienen una naturaleza dual y están pensados para ser utilizados como tablets y como portátiles. Es por ello que en muchos casos su pantalla puede girar 360º y es táctil, además de presentar un sistema operativo Windows, teclado integrado y baterías de larga duración. Tan finos como los ultrafinos, aúnan las funcionalidades de un dispositivo móvil y de escritorio resultando ideales, por ejemplo, tanto para el visionado de series y películas en streaming como la ejecución de programas de dibujo.

Portátiles gaming. Al igual que los sobremesa, estos portátiles están optimizados para aportar una buena potencia combinada con una alta calidad en procesado de gráficos mediante tarjetas dedicadas. En ellos, las altas prestaciones son sus señas de identidad para poder disfrutar de videojuegos en movilidad sin que penalice el rendimiento, así como un diseño más atrevido y teclados programables. Asimismo, suelen integrar sistemas de refrigeración más solventes que los portátiles convencionales.

Portátiles ‘todoterreno’. Si la movilidad es el objetivo de los portátiles, esta categoría suma también el de resistir condiciones en las que un ordenador convencional no podría trabajar. En este sentido, la serie Acer Enduro ha superado certificaciones militares como MIL-810G e IP65, y está diseñada para operar en entornos difíciles: altas y bajas temperaturas, impactos, polvo, humedad, etc.

Portátiles Chromebooks. Este tipo de portátiles, que podrían entrar con holgura tanto en los ultrabooks como en los ultrafinos (e incluso algunos en los convertibles) son ordenadores muy ligeros en los que destaca la integración con el trabajo en la nube. Debido a esa filosofía de ejecución en la nube claramente subrayada por la integración de Chrome OS como sistema operativo, discos SSD y una autonomía sobresaliente, la dotación de recursos no es una de sus prioridades, pero sí lo es la contención de precios.

No obstante, la categoría ha sufrido un boom en los últimos tiempos que ha multiplicado su oferta acogiendo miembros de capacidades tan solventes como el Acer Spin 713. Se trata de un convertible con micros Intel de décima generación, últimas tecnologías de conectividad, como WiFi 6, y capaz tanto de brindar una experiencia de navegación online sobresaliente, incluida la parte más lúdica, como de ejecutar aplicaciones de la Play Store y ofrecer un buen rendimiento de trabajo en local.

¿Qué tipología tiene el ordenador de usuario?

En este artículo se han visto ordenadores de todo tipo, partiendo de la base de una catalogación por formato orientada a usos específicos como el diseño industrial, jugar a videojuegos, ligereza, conexión con la nube o autonomía. Pero, ¿qué hay del ordenador para los usuarios básicos? ¿Existe una gama orientada al usuario medio o al entorno familiar?

Lo cierto es que sí. Tanto las torres estándar (el ordenador clásico de sobremesa con pantalla), el portátil convencional o los nuevos Chromebooks son dispositivos que se adaptan bien a un trabajo flexible y a un uso doméstico; sin que existan características especiales ni requisitos avanzados que deban cumplir. Y es que el grueso del teletrabajo o el uso en casa requiere unas capacidades mínimas.

Alma Landri